Berta Cáceres, tu ejemplo de lucha es un bastión de fortaleza para las organizaciones socioambientales del mundo

Movimiento M-4

Ya han pasado 3 años de la trágica, dolorosa y triste partida de nuestra amiga, compañera y vocera del Consejo Cívico de las Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), Berta Cáceres. Jamás vamos a olvidar que el asesinato de Berta tiene como autores intelectuales a los promotores del extractivismo, el saqueo y despojo de nuestros territorios.

Los fallos judiciales del feminicido de Berta Cáceres y la tentativa de asesinato contra nuestro compañero Gustavo Castro evidencian claramente que los ejecutivos de la empresa DESA, dueña de lahidroeléctrica Agua Zarca, tenían “pleno conocimiento” del tema y que la acción criminal fue perpetrada con todo su consentimiento. El objetivo detrás del asesinato no solamente era acabar con la vida de Berta, también tenía el propósito de aniquilar toda la oposición que se ejercía contra el proyecto hidroeléctrico Agua Zarca.

Tras tres años, el gobierno hondureño continúa dilatando el proceso de acceso a la justicia, verdad y reparación a la cual tienen derecho la familia de Berta Cáceres y el COPINH. Los gobernantes pretenden olvidar que éstos son derechos inalienables y elementos centrales para que los crímenes corporativos y en complicidad con el estado jamás se vuelvan a repetir.

Nos arrebataron a Berta, nos quitaron su alegre sonrisa, el sonido de sus poderosas y movilizadoras palabras, su voz de aliento y calurosos abrazos, nos hicieron un daño colosal y generaron un inmenso dolor que todavía nos arruga el corazón. Sin embargo y pese a la tristeza que nos embarga, hay que decir que nos quedan los bellos recuerdos y la fuerza de su ejemplo. Nos quitaron su presencia física, pero jamás van a poder anular el inmenso amor que Berta nos enseñó por la naturaleza y humanidad entera. Su presencia espiritual seguirá retumbando en muchos lugares del mundo a través de la organización y la movilización social, que al igual que ella, tienen la convicción de nunca desfallecer, de seguir fortaleciendo la dignidad y la esperanza de los pueblos como elementos esenciales para el éxito de nuestras luchas.

Nos sumamos a los llamados internacionales que exigen al estado hondureño acelerar los procesos judiciales que permitan la verdad, justicia y reparación.

Exigimos que se investigue con mayor profundidad los otros autores intelectuales del asesinato de nuestra amiga y compañera, dado que son muchas las voces de alerta y denuncia que señalan que el Ministerio Público tiene en su poder las pruebas que los identifican. Esperamos que la impunidad no sea otra de las acciones que implementa el estado hondureño para seguir victimizando a las organizaciones sociales y ambientales que se oponen al extractivismo.

Exigimos derogar inmediatamente la concesión sobre río Gualcarque y demás concesiones que ponen en riesgo los derechos de las comunidades lencas.

Exigimos un proceso de reparación integral del COPINH por todo el daño ocasionado, pero en particular, que se reconozca su importante papel en la defensa de la tierra y los derechos de los pueblos indígenas.

 

¡Berta Cáceres, presente, presente, presente! 
¡Ahora y siempre! ¡Ahora y siempre!