DE CONTACTO DE LA EMBAJADA DE EEUU A CANDIDATO PRESIDENCIAL

El candidato por la Alianza Bolivia dice No, Óscar Ortiz Antelo, aparece en un documento estadounidense filtrado por WikiLeaks bajo el título Senate president ask secretary for help, donde se afirma que Ortiz es un contacto de los oficial de la sección de política económica y la oficina de adelante, aspecto que pone en entredicho su idoneidad como aspirante a la silla presidencial.

En 2008, cuando la denominada “media luna” establecía un plan de golpe cívico -prefectural en contra de la administración del primer presidente indígena de la historia, Ortiz desempeñó el papel de articulador de ese fallido intento. En su calidad de presidente del senado nacional (2008-2009), articulo, con la ayuda del agente de la CIA, Javier Flores Siles, varias reuniones con los gobernadores de oposición y la jerarquía de la iglesia católica.

Sus vínculos con la derecha internacional son más antiguos, en 2007 se hizo miembro del directorio de la Sociedad Mont Pelerin, un exclusivo club con sede en Suiza, al que se entra por membresía y patrocinado por algún miembro; este selecto grupo reúne al pensamiento más radical del neoliberalismo económico.

Por su lobby internacional con la extrema derecha, logra canalizar recursos económicos de fundaciones como la Fundación Konrad Adenauer de Alemania, la cuestionada fundación por lavar dinero del tráfico de armas, Fundación Nacional para la Democracia (NED) cuyo director ejecutivo es el ex ministro de defensa, Carlos Sánchez Berzaín autor de la masacre de octubre y la fundación Atlas Network, de Estados Unidos, quienes transfieren recursos económicos y posibilitan que en 2011 cree su propia fundación, Nueva Democracia.

Como senador de la Asamblea Legislativa Plurinacional (2015-2020) se convirtió en un “denunciador serial” de la gestión del gobierno nacional, trabajo que le valió para el respaldo de sectores empresariales de Santa Cruz y lanzamiento de su candidatura para las elecciones generales de 2019, donde se presenta como el candidato de la renovación, pero con el alma vendida al diablo.