DEL BOTADERO DE ALPACOMA A TOYOSA, EL CIRCUITO DE LA BASURA Y LA CORRUPCIÓN

La noche del 15 de enero fue el inicio de uno de los peores desastres ambientales por los que atravesó la ciudad de La Paz, el relleno sanitario de Alpacoma (donde llega toda la basura de los paceños) colapsaba a raíz de una falta de planificación del Gobierno Autónomo Municipal de La Paz (GAMLP).

Pero eso no fue lo peor, los días siguientes pondrían en evidencia la precariedad respecto a algo tan importante como el manejo de la basura. Los olores nauseabundos y la contaminación de los ríos hicieron que los pobladores de Achocalla bloqueen los ingresos al botadero y como resultado los habitantes de La Paz veían sus calles y casas llenas de basura.

Así transcurrieron dos semanas hasta que el 28 de enero, el presidente Evo Morales logró un acuerdo que suspendió el bloqueo con la condición de que Alpacoma funcione por 60 días más. Por su parte la Alcaldía, a través de Luis Revilla, acusaba de que el tema estaba siendo politizado, mientras que muchos se enteraban que la empresa Tratamiento Especializado de Residuos Sólidos y Servicios Ambientales S.A. (TERSA S.A.) manejaba la basura de La Paz desde el año 2005.

Y fue a través de esta empresa, antes desconocida, que se destapó un escándalo en la Alcaldía de La Paz, el cual con el pasar de los días se fue haciendo igual de nauseabundo que los olores emanados por el deslizamiento en Alpacoma.

El 18 de febrero, la jefa de Bancada del Movimiento Al Socialismo (MAS), Betty Yañíquez, revelaba que la abogada Maricruz Medrano Strelli, esposa del concejal por Soberanía y Libertad (Sol.bo), Fabián Siñani, era representante de TERSA, y que este mismo Concejal aprobó una adenda al contrato con la empresa en 2016, mostrando la punta del iceberg de un escándalo de dimensiones, puesto que desde el año 2006 se habría favorecido a esta empresa desde las esferas municipales.

Inmediatamente, mientras el Concejal argumentaba que su esposa era solamente “abogada externa” de TERSA, el principal aliado del alcalde Luis Revilla y candidato a la presidencia, Carlos de Mesa, suspendía a Siñani de la directiva de Comunidad Ciudadana.

El 20 de febrero, la diputada Yañíquez hacía oficial la denuncia en la Fiscalía contra el concejal Fabián Siñani, y el exdirector del Sistema de Regulación Municipal, Giovani Jemio, por la presunta comisión del delito de uso indebido de influencias, incumplimiento de deberes y Omisión de Denuncias.

El mismo día, el exalcalde de la ciudad de La Paz, Omar Rocha, informaba que el año 2013, la Alcaldía había firmado un contrato directo con la empresa TERSA para el recojo de la basura en las zonas de Villa Copacabana y Periférica. Lo curioso de esto es que ese contrato incrementaba el servicio de Bs 141 a Bs 322 por tonelada, con relación a la anterior empresa, y se firmó cuando Siñani era subalcalde del macrodistrito de Cotahuma.

El 21 de febrero, Siñani anunció que él y su esposa renunciarían al secreto bancario a través de la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF), pero al día siguiente, el presidente del Concejo Municipal y personaje importante de Sol,bo, Pedro Susz, calificó de “antiético” que la esposa de Siñani trabaje para una empresa que tiene contratos con la Alcaldía.

El 22 de febrero, el concejal del Movimiento Al Socialismo (MAS), Jorge Silva, denunció a Siñani ante la Comisión de Ética, por supuesto tráfico de influencias. El mismo día, el Concejal denunciado informó que su esposa tiene un “poder externo” por parte de TERSA y que no solo es “abogada externa” de la empresa como había afirmado en un principio.

Los días siguientes sirvieron para que el Alcalde trate de minimizar el hecho y aclarar que su alianza con Carlos de Mesa no corría ningún riesgo. Pero el 25 de febrero, asambleístas del MAS, con pruebas en mano, revelaron que el caso TERSA era un “sistema de corrupción” a los ojos del alcalde Revilla, revelando que Giovanni Jemio fue compañero de colegio y gran amigo de Siñani y su esposa.

Ya el 6 de marzo, las diputadas Betty Yañíquez, Sonia Brito y Valeria Silva, dieron a conocer una serie de notas entre la Alcaldía y la empresa TERSA, en las que Siñani firma a nombre de la Comuna y su esposa Maricruz Medrano firma a nombre de TERSA. Al día siguiente, la Fiscalía admitió la denuncia penal interpuesta por la diputada Yañíquez en contra de Siñani y Jemio de la Alcaldía de La Paz.

El 9 de marzo, el gerente general de TERSA, Vladimir Gutiérrez, anunció que rescindieron el contrato con la esposa de Siñani, a tiempo de informar que trabajaba para la firma desde el año 2012. Dos días después la Fiscalía inició las investigaciones en contra del Concejal y otros involucrados en la red de corrupción.

Ante una serie de presiones, Siñani, acompañado de Jemio, acudió a la Fiscalía el 12 de marzo, afirmando que “no existen” pruebas para acusarlo. Pero dos semanas después, la concejala por Sol.bo, Cecilia Chacón, se sumó a las denuncias en contra de su copartidario, revelando que existieron una serie de irregularidades en varios casos, siendo el más importante el vinculado a Toyosa y la construcción del World Trade Center La Paz.

Paralelamente, el Ministerio Público encuentra indicios para imputar al Concejal de Sol.bo y el 29 de marzo anuncia que convocarán a declarar a Revilla, Siñani y Medrano, dado que habrían existido favorecimientos entre estos dos últimos en su calidad de esposos.

De esta forma, a casi dos meses de estallar el caso de corrupción, los siguientes días serán cruciales para que la ciudadanía pueda conocer más sobre estos hechos y aclarar si estos favorecimientos alcanzan a más funcionarios ediles y empresas privadas.

La ampliación de la red de corrupción edil

A medida que fueron avanzando las irregularidades que vinculaban a la Alcaldía de La Paz a través del concejal Fabián Siñani, y a la empresa TERSA, con Maricruz Medrano (esposa de Siñani), se fueron revelando nuevos hechos irregulares que también involucran al matrimonio con otras empresas y con la esposa del alcalde Luis Revilla.

El más cuestionado tiene que ver con el World Trade Center La Paz, pues Siñani firmó una serie de documentos que favorecían notablemente a Toyosa, empresa vinculada a este proyecto.

Esta denuncia fue hecha inicialmente por diputadas del Movimiento Al Socialismo (MAS), pero luego fue respaldada y confirmada por la copartidaria de Siñani y concejala de Sol.bo, Cecilia Chacón, quien afirmó que desde 2016 planteó al menos ocho observaciones al cambio de uso de suelo y un convenio entre la Alcaldía y el presidente de Toyosa, Edwin Saavedra. Pese a eso, Siñani aprobó esos documentos “en 5 minutos y sin observaciones”, aprovechando una ausencia de Chacón.

La similitud con el caso TERSA, es que la esposa de Siñani también fungía en ese entonces como apoderada del Presidente de Toyosa. Y no solo eso, la esposa del Concejal también fue apoderada de Maricruz Ribera (esposa del Alcalde) para legalizar la compra de un vehículo de la marca Toyota.

Al mismo tiempo, se supo que Marcia Romero Sáenz, esposa del gerente del proyecto Word Trade Center La Paz, Boris Kuscevic Leytón, trabaja en el Concejo Municipal de La Paz como responsable de Ceremonia y Protocolo, según informó La Razón.

Asimismo, ese matutino da cuenta que “Kuscevic fue responsable de Mantenimiento del Parque Urbano Central, una dependencia de la municipalidad paceña, según información extraída del Sistema de Contrataciones Estatales”.

Siñani, el intocable de Revilla

Mientras la bola de nieve de corrupción se hace más grande en esferas municipales, lo que más llamó la atención en la opinión pública fue la defensa incondicional asumida por el alcalde Luis Revilla en favor del concejal Fabián Siñani.

Incluso fue la propia concejala de Sol.bo, Cecilia Chacón, quien le pidió al jefe de su partido pronunciarse sobre los últimos hechos de corrupción, sobre todo a la denuncia que realizó en los últimos días acerca de favorecimientos a la empresa Toyosa.

La concejala por Soberanía y Libertad (SOL.bo), Cecilia Chacón, pidió que el alcalde Luis Revilla emita un pronunciamiento respecto a la denuncia que realizó en pasadas horas por el caso Toyosa, que también involucra a su colega Fabián Siñani, por supuesto favorecimiento y conflicto de intereses.

“Corresponde ahora que el Alcalde se pronuncie sobre las observaciones que yo he hecho, que nos diga qué va a hacer, si va a investigar como Gobierno Municipal, cuál es su posición respecto a este tema, por qué todavía no la conocemos”, reclamó la Concejala.

Sin embargo, a la fecha el Alcalde no respondió a esta solicitud y al contrario, Sol.bo, a través de su vocero, Edwin Herrera, brindó un apoyo contundente al concejal Siñani, afirmando que “no existe ninguna irregularidad”, pese a las pruebas presentadas y a las denuncias y cuestionamientos de sus propios copartidarios.

El quiebre en Sol.bo y Comunidad Ciudadana

Ni bien saltó a la luz el escándalo de corrupción que involucra al concejal de Sol.bo, Fabián Siñani, el principal aliado del alcalde Luis Revilla y candidato presidenciable por Comunidad Ciudadana, Carlos de Mesa, apartó al principal involucrado de la alianza, calificando de “falta ética” el que la esposa de Siñani sea la representante legal de TERSA.

El siguiente en cuestionar estos hechos fue el presidente del Concejo Municipal y también miembro de Sol.bo, Pedro Susz. “Personalmente considero que no es ético que una persona tenga un familiar y que ese familiar intervenga en temas que tienen que ver con resoluciones u otro tipo de disposiciones del Gobierno Municipal”, dijo.

Y recientemente, la concejala de Sol.bo, Cecilia Chacón, se desmarcó del alcalde Luis Revilla y se sumó a la denuncia en contra de Siñani, calificándolo de antiético; pues también dio a conocer otras irregularidades que favorecieron a la empresa Toyosa. Esto hizo que otros miembros de Sol.bo dejen de dirigirle a la palabra, según ella misma relató.

Ante esta cadena de cuestionamientos, el alcalde Luis Revilla y el candidato Carlos de Mesa dejaron de aparecer juntos en actos proselitistas, ni tampoco difundieron videos juntos, contrariamente a lo que ocurrió cuando conformaron Comunidad Ciudadana. Asimismo, Mesa dejó de pronunciarse respecto a los temas de corrupción en la Alcaldía, pese a que en los últimos días aparecieron más pruebas.

La gestión de residuos sin un plan serio

El escándalo de corrupción en la Alcaldía de La Paz salió a la luz pública a raíz de una falta de planificación en la gestión de residuos, pues pese a que desde la Comuna se había anunciado que el relleno sanitario de Alpacoma podría ser utilizado hasta el año 2025, el colapso encontró al alcalde Luis Revilla sin un plan B.

Y aunque el Gobierno Nacional hizo todas las gestiones para llevar adelante un nuevo proyecto en Mecapaca, desde la Alcaldía se decidió optar por un nuevo relleno sanitario en Patapampa, pero sin haber consultado con los vecinos del lugar y mucho menos analizado el impacto ambiental.

Así, una vez vencido el plazo de 60 días otorgado por la Alcaldía de Achocalla con relación al relleno de Alpacoma, la Alcaldía de La Paz solicitó la ampliación del mismo, puesto que al momento se dejó en un compás de espera el relleno de Patapampa.

Sin embargo, profesionales de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) dieron a conocer que la cercanía de Patapampa con manantiales podría afectar el agua que beben los paceños y paceñas en varios barrios, además de la afectación a la vegetación y fauna de la zona.

Así, la Alcaldía de La Paz se encuentra enfrascada en hechos de corrupción por la gestión de residuos, mientras la improvisación reina en algo tan importante para una ciudad de estas características, como el manejo de la basura.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter