Documento filtrado por Wikileaks revela que embajador boliviano era informante de Estados Unidos.

La Paz, 20 de febrero (CEG). El documento confidencial con código canónico ID: 08LAPAZ2307 proveniente de la embajada estadounidense y filtrado por el sitio de filtraciones Wikileaks.org, revela que el diplomático y actual embajador de Bolivia en Egipto, RUBEN DOMINGO VIDAURRE ANDRADE, era un informante y soplón diligente para los contactos estadounidenses.

El documento dice lo siguiente: “Más tarde, cuando el encargado político de la Embajada estaba tratando de ofrecer una gestión que solicitaba posiciones bolivianas en los votos de derechos humanos de la Asamblea General de Naciones Unidas, el Jefe de Organizaciones Internacionales del Ministerio de Asuntos Exteriores (Oficina de Asuntos Multilaterales), le pidió al encargado político (estadounidense) que le envíe las gestiones a su cuenta de correo electrónico, porque: “esto es más fácil que la reunión. Si necesitamos una reunión, yo le haré saber”. El encargado político todavía está esperando una respuesta al correo del 26 de septiembre. El año pasado, el entonces Director de Organizaciones Internacionales, Rubén Vidaurre (proteger estrictamente) se reunió con el encargado político varias veces sobre temas relacionados con la Asamblea General de Naciones Unidas y fue diligente acerca de volver a nosotros con información sobre los puntos de vista de los votos bolivianos.”

La liberación del documento y la claridad con la que se establece infiltración por parte de los norteamericanos en la propia cancillería boliviana, constata que el antiguo funcionario solicitaba que la comunicación con los estadounidenses se realizara a través de su mail personal, lo cual facilitaba las gestiones estadounidenses.

Además, en el fragmento se especifica que Vidaurre debía ser estrictamente protegido. Constatándose no solo que era “diligente”, sino también que el intervencionismo es permanente, en su proceso histórico de quiebre en Latinoamérica.

Ruben Vidaurre quien ha servido como diplomático boliviano en destinos como Londres, ha permanecido por mucho tiempo ocultando sus posiciones políticas, las cuales, en efecto, son partidarias del conservadurismo y de forma más preocupante, favorables con Estados Unidos.