1ro de Mayo: Tras un año de abandono a los trabajadores, el Ministerio retomó la defensa de los derechos del sector obrero

Tras el golpe de Estado consolidado con el autonombramiento de Jeanine Áñez en noviembre de 2019, también el régimen de facto tomó las instituciones gubernamentales, entre ellas el Ministerio de Trabajo, que de tener como misión el garantizar el cumplimiento de los derechos y obligaciones sociolaborales de las trabajadoras y trabajadores y de las servidoras y servidores públicos, fue utilizado para favorecer al empresariado.

“Durante este último año de golpe se ha trabajado para el empresariado. Entonces, lo que estamos haciendo, todas nuestras acciones, sean burocráticas propias del Ministerio, como nuestras acciones innovadoras de acercamiento, son precisamente con el afán de recuperar la confianza de los trabajadores”, expresó la Ministra de Trabajo, Verónica Navia.

La autoridad recordó que desde su creación el año 1936, el Ministerio de Trabajo estuvo del lado de los trabajadores del país, preservando y garantizando el ejercicio de los derechos laborales, situación que no ocurrió durante los meses que fue tomado por la administración de facto.

“Hemos estado poniéndonos al día de un año catastrófico en el que los trámites han sido paralizados (…), los ministros no firmaban nada, entonces fueron procesos administrativos que deberían salir a favor de los trabajadores que quedaron truncados en este despacho”, recordó.

La idea de la administración golpista era mantener alejados a los trabajadores por lo que decidieron trasladar la jefatura departamental a la plaza España, con el fin de que no puedan realizar sus reclamos y trámites en la oficina central.

“Producto de la filosofía empresarial que se tenía en el gobierno golpista, lo último que querían tener en la oficina era precisamente a los compañeros trabajadores haciendo sus trámites, entonces, se llevaron la oficina departamental para la plaza España, lo más lejos posible de aquí y mantenían un alquiler para que allá funcione la oficina”, complementó Navia.

La autoridad recordó también que, durante la gestión de facto alrededor de 5.000 trabajadores, solo del sector fabril, fueron despedidos de forma irregular y con el aval del Ministerio de Trabajo.

“Empresas que no se han declarado en quiebra, empresas que no han sido cerradas, simplemente han despedido gente, no es que la empresa esté mal, simplemente ya no necesitaba de esos trabajadores porque supuestamente podrían haber sido masistas, haber apoyado el proceso de cambio como pasó en el servicio público también”, recordó.

El Ministerio de Trabajo en la gestión golpista nunca garantizó la estabilidad laboral ante estos despidos injustificados, quedando truncados los trámites en el despacho del ministro de facto.

“Una corriente entre el empresariado que apoyó el golpismo fue precisamente estos despidos injustificados en plena pandemia, pese a que había presuntas normas de respeto a los trabajadores, a sus fuentes laborales que como Estado estamos obligados a garantizar la estabilidad laboral, los despidos han sido masivos”, manifestó.

En ese contexto, la autoridad informó que desde la recuperación de la democracia se está atendiendo todos los casos de los trabajadores que fueron despedidos injustificadamente en el periodo de facto y devolviendo su verdadera esencia al Ministerio de Trabajo, de defensa del sector obrero.