Carlos Delius y diputada Luciana Campero buscan desestabilizar proyecto de Litio

Pese a que en reiteradas ocasiones el presidente de Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB), Carlos Ramos, directores de la estatal y el ministro de Hidrocarburos y Energías, Franklin Molina, aclararon a la opinión pública y población en general, que las denuncias realizadas contra YLB son infundadas y carecen de verdad, mecanismos de oposición liderados por la diputada Luciana Campero de Comunidad Ciudadana, buscan desestabilizar un proceso de contratación que se ha llevado con total transparencia.
Recuérdese que la diputada opositora Luciana Campero, quien es asesorada por Carlos Delius, ex asesor de YPFB en el gobierno de facto de Jeanine Añez, semanas atrás difundió distintas cartas sobre presuntos hechos irregulares en YLB con documentación falsa recibida por ex trabajadores de la empresa, quienes serían parte de un supuesto sindicato (inexistente) dentro de la estatal.
La denuncia sería por presuntos sobreprecios y presiones del Ministerio de Hidrocarburos para favorecer a la empresa Carlos Caballero S.A. con la adjudicación de una Planta de Tratamiento de Agua para la estatal Yacimientos de Litio Bolivianos.
Ante esta postura, el presidente de YLB, Carlos Ramos aclaró que “YLB cuenta con un Comité Mixto de Seguridad Industrial, no existe un sindicato porque somos una empresa en implementación y nuestros contratos son temporales”.
Asimismo, Ramos informó que la documentación presentada por la diputada, no lleva ninguna firma, tampoco cuenta con el membretado que utiliza la empresa estatal, lo cual se califica como un delito penal y, finalmente, cuenta con información falsa, que solo buscar mal informar a la población.
Las dañinas intenciones de desestabilizar un proceso de contratación limpio y transparentes, estarían dirigidas por Carlos Delius, ex asesor de YPFB en el gobierno de facto de Jeanine Añez, y asesor de la empresa alemana ACI Systems, con la que YLB en su momento logró una alianza estratégica privada-estatal. Sin embargo, esta fue disuelta por condiciones que presentaba la empresa alemana y no eran de total beneficio para el pueblo boliviano.
“Si la empresa alemana ajusta las condiciones, entonces seguiremos trabajando juntos”, afirmó el presidente Luis Arce, en una entrevista al medio Faz.
Actualmente la Planta de Tratamiento de Agua fue adjudicada por Bs 344,3 millones, pero el contrato aún no fue firmado. A través de un comunicado, la empresa Carlos Caballero S.A., defendió su adjudicación en el mencionado proceso.