Arce afirma que economía boliviana tendría medallas de oro

El Ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce, cree que si la economía fuera como una competencia deportiva como las olimpiadas, Bolivia debería recibir varias medallas de oro a nivel sudamericano y a nivel mundial, debido a sus distintos indicadores económicos y sociales.

“Si hubieran, para hacer una analogía, juegos deportivos sudamericanos, Bolivia pues, tendría entonces medallas de oro en varias disciplinas, en varios indicadores económicos y sociales en la región”, expresó Arce.

Asimismo, para el ministro de Economía, hay dos indicadores en los que a Bolivia ya le correspondería medallas de oro “en las Olimpiadas, es decir a nivel mundial”.

Arce dijo que el Banco Mundial hizo un análisis sobre qué países en desarrollo del mundo habían hecho más por los pobres y aseguró que el organismo financiero concluyó que Bolivia fue el que más se preocupó por los segmentos de menores ingresos.

Por otro lado, afirmó que “la política de la Renta Dignidad también nos ha dado una medalla de oro compartida con varios países desarrollados”.

Para Arce, “somos el único país que está compitiendo con los países desarrollados en la política de cobertura de la renta de vejez” junto con países como Alemania, Suecia, Dinamarca, Reino Unido y Estados Unidos.

Las declaraciones se dieron este jueves en la llamada Casa del Pueblo, en el acto de promulgación de la ley que incrementa en Bs. 50 la denominada Renta Dignidad para los adultos mayores.

Evo: nosotros perdonamos

De su lado, el presidente del Estado, Evo Morales, en el mismo acto de promulgación, al rememorar las políticas económicas desde el inicio de sus trece años de gestión enfatizó que “para la derecha boliviana era un derecho adquirido prestarse plata para pagar aguinaldos”.

Al referirse a los técnicos del Ministerio de Economía de anteriores gobiernos que seguían trabajando en su primer gobierno y que le habían sugerido acudir al Club de París, para renegociar créditos aseveró: “Nosotros somos tolerantes, perdonamos, pero la derecha nunca nos perdona”.