Autoridades militares y civiles serán enjuiciados si no declaran por represión

La comisión legislativa que investiga la muerte de civiles en las protestas de Sacaba y Senkata, en noviembre del pasado año, advierte con procesar penalmente a autoridades civiles y militares convocadas a declarar en el curso de la investigación que no se presenten.

El lunes pasado, la comisión boliviana tenía previsto escuchar las declaraciones de siete autoridades, entre ellas los ministros interinos de Gobierno Arturo Murillo; de Defensa, Luis Fernando López; de Justicia, Álvaro Coimbra; y de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora; los comandantes de la Policía, Rodolfo Montero, y de las Fuerzas Armadas, Sergio Orellana; y la defensora interina del Pueblo, Nadia Cruz.

No obstante, según informó a la agencia española de noticias EFE Amilcar Barral, diputado de la Unidad Demócrata (UD) y miembro de dicha comisión, Murillo justificó su ausencia argumentando que por un viaje no podía estar presente y se aplazó su declaración para el 21 de septiembre.

Ante tal situación, la comisión mixta de parlamentarios bolivianos que investiga las muertes de civiles por disparos en las protestas de 2019 advirtió que las autoridades convocadas a declarar que no se presenten serán procesadas penalmente.

Además, apuntó el diputado, el comandante Montero tampoco declaró, pero no presentó ningún justificativo, por lo que la comisión decidió, “de forma unánime”, ainiciar un proceso penal en su contra.

“Ya se ha definido en la comisión que se inicie un proceso penal (…) por incumplimiento de deberes, por no presentarse ni justificar su ausencia”, indicó Barral.

Por su parte, Víctor Borda, diputado del Movimiento al Socialismo (MAS), señaló que las autoridades que no se presenten “se atengan a las consecuencias” y que no piensen que no asistiendo “van a cubrirse de inmunidad”.

Entre el 21 de octubre y el 24 de noviembre de 2019, fallecieron 36 personas en sucesos violentos como consecuencia de la represión, ordenada por los golpistas, tras la crisis política y social en Bolivia, según la Defensoría.

Todo empezó con las elecciones presidenciales del 20 de octubre, donde Morales ganó los comicios al opositor Carlos Mesa, con más de los 10 puntos porcentuales exigidos para evitar la segunda vuelta. No obstante, poco después Jeanine Áñez, la segunda vicepresidenta de la Cámara de Senadores de Bolivia,  se autoproclamó presidenta y fue reconocida inmediatamente por EE.UU.