Chilenos ya pueden retirar el 10 por ciento de sus aportes a las AFPs

El presidente chileno, Sebastián Piñera, promulgó en la noche del viernes la ley que permite el retiro anticipado de los fondos de pensión privados, una medida altamente anticipada por la población. En un breve comunicado, su administración -que se había manifestado en contra de la iniciativa- indicó que será enviada el lunes a la Contraloría General para su entrada en vigor.

La ley había dado su último paso legislativo en la noche del jueves, luego de que la Cámara de Diputados aprobara la modificación que su contraparte de Senadores hizo al texto original.

La iniciativa fue impulsada por la oposición al gobierno de Piñera, ante la demora en la entrega de ayuda a las clases medias para enfrentar la crisis económica tras más de cuatro meses de severas medidas de aislamiento por la pandemia. Pese a las reservas del Gobierno, varios legisladores oficialistas votaron a favor.

La ley permite que la cantidad mínima a retirar sea de un millón de pesos chilenos (USD 1.300) y la cantidad máxima sea de 4,3 millones de pesos (USD 5.600). Si el 10% de la cantidad retirada es menor al millón de pesos, los afiliados podrán retirar dinero hasta alcanzar dicha cantidad, y, en el caso de que el monto total acumulado en su cuenta de capitalización individual sea menor a dicha cantidad, se podrá retirar la totalidad de los fondos.

También permite el retiro de fondos a los afiliados del sistema privado de pensiones, incluidos beneficiarios de una pensión de vejez, invalidez o ‘sobrevivencia’.

El retiro se podrá hacer en dos cuotas que se dividen en una primera del 50 por ciento de la cantidad, en el plazo máximo de 10 días hábiles, una vez presentada la solicitud ante la AFP. El 50 por ciento restante se entregará en un plazo máximo de 30 días hábiles a contar desde el desembolso anterior.

La ley llega cuando las autoridades de la región metropolitana de Santiago comienzan a implementar un desconfinamiento gradual en siete comunas, varias de ellas en cuarentena desde marzo. El paso también alcanzará a dos comunas de Valparaíso. Los habitantes de estas urbes podrán mantener reuniones de hasta cinco personas, y las actividades deportivas en lugares abiertos podrá ser hasta de 10.

No obstante, todas mantienen una cuarentena estricta los fines de semana y continúa la prohibición de funcionamiento del comercio no esencial, cines, teatros, restaurantes y cafés.

Un mes después de alcanzar la peor etapa de la epidemia, la apertura parcial afecta a unos nueve de los 18 millones habitantes de Chile. El país figura entre las 10 naciones con más contagios, y es el único de ellas que tiene menos de 30 millones de habitantes.

Con un total de 341.304 casos y 12.435 muertes considerando los fallecidos “probables”, Chile está cumpliendo siete semanas con cifras de contagios de coronavirus a la baja. En las últimas 24 horas, Chile sumó 2.545 nuevos contagios y celebró haber alcanzado la cifra récord de 21.021 exámenes de PCR (hisopados).

El índice de positividad diario de los exámenes de PCR cayó también a un 12,8 por ciento. La Organización Mundial de la Salud indica que la cifra debe oscilar alrededor del 10 por ciento.

Sin embargo, contrastan con las cifras auspiciosas de las regiones mencionadas la imposición de un confinamiento obligatorio en las ciudades de Copiapó y La Calera, en el norte, y de La Cruz e Isla de Maipo, en las afueras de Santiago.

 

Compartir este..
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter