CIDH CONDENA CENSURA AL ARTISTA AL–AZAR Y LLAMA A INVESTIGAR LOS ATAQUES A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

La decisión de Al -Azar desató una cadena de repercusiones en defensa de la libertad de expresión y condena a la censura. Algunos lectores consideran que el problema está en la falta de tolerancia a la crítica.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se pronunció este martes sobre la decisión que tomó el artista Alejandro Salazar (Al-Azar) de dejar de publicar sus viñetas políticas en La Razón, debido al asedio que denunció haber sufrido por sus últimas publicaciones. Llamó al Estado a investigar estos ataques.

“El caricaturista Alejandro Salazar deja de publicar en #Bolivia fruto de amenazas y ataques. Una muestra de que es imprescindible que autoridades del Estado llamen a respetar el pluralismo e investiguen ataques a libertad de expresión”, publicó la organización en un mensaje en su cuenta oficial en Twitter.

Acompañó el texto con un vínculo a una publicación similar que hizo poco antes el Relator Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH, Edison Lanza, en su cuenta en esa misma red.

La decisión de Al -Azar desató una cadena de repercusiones en defensa de la libertad de expresión y condena a la censura.

“La intolerancia es hermana de la inquisición y ambas hijas de la violencia y la ignorancia”, reflexionó, por ejemplo, el historietista argentino César Carrizo, quien expresó su solidaridad con Al-Azar.

El analista Fernando Mayorga escribió en Twitter “Bienvenida la crítica pero la censura es deleznable. Y antidemocrática”. Luego complementó: “Es un síntoma de la ‘reconquista’  de la democracia, ahora convertida en una caricatura. Todo nuestro apoyo a Al-Azar. Y qué lamentable y preocupante el comportamiento de sus compañeros de oficio”.

El periodista Pablo Stefanoni coincidió: “El humonista Al-Azar asediado en Bolivia (…) Lo más grave es que parte del asedio vino de sus compañeros de diario”.

En el subeditorial que publica hoy La Razón para informar sobre la decisión de Al Azar, se explica que “lo que más pesa en el alejamiento de Alejandro es el dedo acusatorio de sus propios colegas periodistas y fotógrafos, que en un ‘Pronunciamiento público’, reafirmado luego en una columna sindical, deslindan ‘responsabilidad’ por sus caricaturas”.

El exviceministro de Descentralización, Fabián Yaksic, también se pronunció sobre la decisión de Salazar. “Estimado Al-Azar: Toda mi solidaridad contigo y tu arte. Extrañaremos tus dibujos. Que nadie se canse, ni nadie se rinda para seguir luchando contra la intolerancia de ayer y de hoy”, escribió.

Periodistas de varios medios de comunicación también se pronunciaron convocando a la tolerancia y condenando cualquier intento de censura a la libertad de expresión. “¡Mal che! Al final respetamos o no la pluralidad de pensamiento o seguimos intolerantes. Parece que los principios de democracia, libertad de expresión y demás, se quedan solo en el discurso. Mi solidaridad con un gran caricaturista”, escribió, por ejemplo, Nancy Vacacaflor de la Agencia de Noticias Fides.

Compartir este..
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter