«Ya no es sólo el mar, sino los ríos y cualquier excusa para atacar a Chile».

(Canciller chileno Heraldo Muñoz).

Esta afirmación la hizo este honorable señor con motivo del diferendo que sostiene Bolivia ante la CIJ con Chile, país que se hizo (de facto) de las aguas del manantial Silala desde 1908.

Y, lo dijo de tal forma, que a esta autoridad habría que preguntarle:

1.- “A ver Señor Muñoz”, ¿acaso no es cierto que se quedaron ustedes (los chilenos) con más de 400 kilómetros de costa sobre el Pacífico a través de la invasión al puerto de boliviano se Antofagasta el 14 de febrero de 1879 y posterior declaratoria de guerra?

2.- Sr. Muñoz, ¿Es mentira que desviaron el curso de las aguas de los ríos Lauca y Mauri para beneficio propio?

3.- Sr. Muñoz, Si el contrato del uso de las aguas del Silala en 1908,  fue entre la prefectura de Potosí (estatal) y la empresa (privada) “The Antofagasta (Chili) & Bolivian Railway Company Ltd.”, ¿Por qué Chile hace suyo – como Estado- un conflicto de una empresa privada Inglesa que, además, contrato que ya fue revocado en 1997?   

De acuerdo a un trabajo de investigación que corresponde a la “UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN ANDRÉS FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS CARRERA DE DERECHO Plan Excepcional de Titulación de Antiguos Estudiantes No Graduados “PETAENG” MONOGRAFÍA “ARBITRAJE INTERNACIONAL: ALTERNATIVA DE RESOLUCIÓN DE CONFLICTO DE PROPIEDAD DE LAS AGUAS DEL SILALA ENTRE BOLIVIA Y CHILE” POR: LUIS DANIEL GARCIA MOLINA TUTOR: DR. EMERSON CALDERON LA PAZ – BOLIVIA 2013” se tiene lo siguiente:

“Las aguas del Silala (bofedales del Quetena por donde emanan aguas fluviales depositadas hace 10 mil años en esas hondonadas), no fueron regaladas, vendidas o dadas en propiedad a Chile sino solamente concedidas para uso exclusivo en el llenado de calderos de la Empresa privada de ferrocarriles The Antofagasta and Bolivian Railway Company Limited, a solicitud de ésta, según consta en testimonio N° 48 de 23 de septiembre de 1908 – Escritura (Contrato Público) de concesión de unas vertientes denominadas “Siloli”, existentes en la comprensión del Vice Cantón Quetena de la Provincia de Sud Lípez, presentado por el Señor Benjamín Calderón, apoderado de la mencionada Empresa, a la Prefectura de Potosí el 20 de julio de 1908, documento inscrito en la oficina de registro de Derechos Reales con el número 3 a fojas 3 vuelta del libro segundo de la Provincia Sud Lípez, correspondiente al año 1908, concesión que fue revocada en 1997”.

Este recordatorio de lo ocurrido con el manantial Silala, tiene que ver con el anuncio de la CIJ publicado en los órganos de prensa correspondiente:

“La Corte Internacional de Justicia (CIJ), ubicado en La Haya, Países Bajos, anunció en un comunicado que las audiencias públicas por el caso Silala, que enfrenta a Chile y Bolivia, se realizarán entre el 1 y 14 de abril”.

Chile, durante el segundo gobierno de Michelle Bachelet presentó ante la CIJ una demanda contra el Bolivia esperando que la Corte  Internacional de Justicia declare que el Silala es un rio de curso de agua internacional y, que, Chile, en su calidad de ribereño, tiene derecho al uso de esas aguas.

En el documento, explicaron que «la naturaleza del río Silala como curso de agua internacional nunca fue cuestionada hasta que Bolivia, por primera vez en 1999, reclamó sus aguas como exclusivamente bolivianas”.

Para finalizar, mucha agua ha corrido bajo el puente y los bolivianos estamos preocupados porque nuestra política diplomática no ha sido efectiva, tanto en el caso marítimo en la misma corte como en el presente con el manantial Silala, cuyas aguas dicho sea de paso, han sido canalizadas hacia territorio chileno en el marco de un contrato el año 1908 con la empresa ferroviaria “The Antofagasta (Chili) & Bolivian Railway Company Ltd.”,  para alimentar las locomotoras a vapor existentes y en funcionamiento hasta los años 50 y 60, las que fueron sustituidas por las actuales locomotoras a diésel.