En un foro junto a Sánchez Berzaín, Almagro cuestiona la democracia en Bolivia

En un encuentro en el que participó el exministro Carlos Sánchez Berzaín, el secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, aseguró que en Bolivia el órgano judicial está cooptada y hay persecución política, pero además –dijo- forma parte del “tremendo fracaso” en lo económico, productivo y social.
Almagro y Sánchez Berzaín, uno de los principales acusados por las más de 60 muertos en octubre de 2003, coincidieron en el denominado Foro de Defensa de la Democracia en las Américas, organizado por Interamerican Institute for Democracy.
El vocero presidencial Jorge Richter cuestionó la posición de Almagro, quien es cuestionado por la administración de Luis Arce por su actuación en los hechos de 2019 que derivaron en la dimisión del expresidente Evo Morales.
“Se ha referido en malos términos a Bolivia, de que no somos una democracia completa porque tenemos uno cuantos vicios, y esa persona debería tener objetividad para referirse a cada uno de los Estados miembros de la OEA”, aseguró y añadió que esa su posición refuerza lo que ha significado su partición en 2019.
Durante su intervención se refirió a la crisis en El Salvador y advirtió que si el presidente Nayib Bukele “actúa incorrectamente en los próximos tiempos agarraría el camino donde ya están Venezuela, Cuba, Nicaragua y Bolivia, con poderes judiciales cooptados con una dinámica de persecución política”.
Almagro cuestionó a los asistentes si van a “reglar que un país más vaya por ese lado”, pero también aseguró que “Nicaragua y Bolivia son tremendos fracasos” cuando se habla de desarrollo económico, productivo y social.
“Nunca podemos confundir democracias imperfectas con dictaduras”, planteó y de inicio aludió a Sánchez Berzaín y sus iniciales diferencias ya superadas.