Estudio: Áñez “nunca” debió ser candidata y la situación del país “va por mal camino”

Por Rubén Atahuichi

Un estudio devela la impertinencia de la candidatura de la presidenta Jeanine Áñez en una situación del país que “va por mal camino”, una situación política “mala” y una situación de la economía también “mala”, ante una fractura social que aún es “más profunda y crítica” y una opinión dividida sobre las elecciones generales.

Presentado por la fundación Friedrich Ebert Stiftung (FES), el criterio fue resuelto por 140 entrevistados, un “un grupo selecto y plural de actores políticos, analistas, periodistas y especialistas en distintos ámbitos”, vía on-line mediante la plataforma SurveyMonkey y entre el 1 y 17 de junio.

Ante la pregunta de con cuál de estas frases está más de acuerdo, el 53,6% de los entrevistados respondió que “la presidenta Áñez nunca debió haberse presentado como candidata”, el 27,9% dice que ella “debe renunciar a su candidatura para concentrarse en las acciones del Gobierno contra el coronavirus” y el 8,8% considera que la mandataria “puede ser presidenta y candidata al mismo tiempo sin que afecte las acciones del Gobierno contra el coronavirus”.

Desde hace más de tres meses el país se encuentra sumergido en una crisis sanitaria por la expansión del nuevo coronavirus, que según reportes oficiales hasta el miércoles afecta 27.487 pacientes y dejó 876 fallecidos.

Elecciones generales

Con el argumento de la situación de salud, el gobierno de Áñez se resistió por varios días a promulgar la ley que fija el 6 de septiembre como fecha de las elecciones y al hacerlo, la mandataria afirmó que fue presionada por Carlos Mesa, candidato presidencial de Comunidad Ciudadana (CC), y el Movimiento Al Socialismo (MAS).

Sobre esa decisión, sancionada por la Asamblea Legislativa y bajo la iniciativa del Tribunal Supremo Electoral (TSE) previo consenso con las fuerzas políticas, la opinión está dividida: el 29,5% expresa estar de acuerdo y el 29,5%, en desacuerdo; con la diferencia de que 19,4% dice estar “muy de acuerdo” y 17,2%, “muy en desacuerdo”.

Ante la pregunta de si el Gobierno de la presidenta Áñez está comprometido con la realización de las elecciones, el 69% respondió que “no”; el 16,5%, “sí”, y el 14,3%, “no sabe”.

Sobre cuán de acuerdo está con la afirmación de que la gestión de la emergencia sanitaria puede desencadenar una nueva crisis política en el país, el 47,7% respondió “de acuerdo”; el 36%, “muy de acuerdo”; el 9,5%, “en desacuerdo”; y el 5,8%, “muy en desacuerdo”.

Respecto de la situación política del país, el 47,8% cree que es “mala”; el 31,4%, “muy mala”; el 18,5%, “regular”; el 1,4%, “buena”, y el 0,7%, “muy buena”.

Situación del país

Con siete meses del gobierno transitorio, la situación del país es difícil, alimentada por las consecuencias de la emergencia sanitaria, que mantiene a los bolivianos en cuarentena por el COVID-19 desde el 22 de marzo.

En su informe “Perspectivas Económicas Mundiales” publicado el 8 de junio, el Banco Mundial pronosticó una brutal contracción de 5,9% del Producto Interno Bruto (PIB) de Bolivia en 2020, en medio de la pandemia.

De enero a marzo de este año, la economía boliviana se ha ido desacelerando hasta alcanzar una expansión de solo el 0,55%, uno de los crecimientos más bajos de los últimos 19 años, comparado con el primer trimestre de cada gestión, según el Índice Global de la Actividad Económica (IGAE), información que es publicada mensualmente por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El cuestionario Delphi, de la FES, abordó el asunto. El 81,4% respondió que el país va “por mal camino”; el 9,2%, por “buen camino”, y el 9,2%, “no sabe”.

Sobre la situación económica del país, el 43,5% de los entrevistados considera que es “mala”; el 31,4%, “regular”; el 22,1%, “muy mala”; el 2,1%, “buena”, y el 0,71%, “muy buena”.

Situación social

Al asumir que en la crisis política de 2019 se produjo una “fractura social”, el estudio encontró estas respuestas: el 57,8% considera que la fractura “es aún más profunda y crítica”; el 40%, “se mantienes igual”, y el 0,7%, “ha sido superada”.

Sobre tres opciones planteadas a los entrevistados respecto a la preocupación actual de los bolivianos, los resultados del estudio son: el 71,4% considera que la preocupación mayor es “la crisis económica con aumento de pobreza”; el 42,8%, “el riesgo de contagio de coronavirus (mío o de algún familiar)”; el 42,8%, “el autoritarismo y la persecución política”; el 42,1%, “el colapso del sistema de salud”; el 38,7%, “la no realización de las elecciones este año”, y el 28,2%, “hechos de violencia derivados de la emergencia sanitaria”.

El informe fue anunciado para este jueves en el marco del Proyecto de Análisis Prospectivo y Diálogo, de la fundación Friedrich Ebert Stiftung.

 

Compartir este..
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter