Gobierno deja en manos de gobernaciones departamentales y municipios la lucha contra el coronavirus

Desde el 1 de junio se flexibiliza la cuarentena en todo el territorio boliviano

El gobierno de Bolivia anunció este jueves que a partir del 1 de junio flexibilizará la cuarentena sanitaria por la covid-19 que entró en vigor el pasado mes de marzo y dejó en manos de las instancias subnacionales la definición de las acciones de control.

Después de setenta y uno días de cuarentena rigurosa, y con resultados sumamente cuestionados en cuanto al control de la pandemia y en medio de una suma de escándalos de corrupción en las adquisiciones de equipos destinados a la lucha contra la pandemia, el gobierno transitorio se libera de la responsabilidad de mantener y precautelar la salud de la población.

Lo más sorprendente de las nuevas determinaciones gubernamentales ha sido que pese a la prohibición de reuniones y espectáculos públicos de toda naturaleza, se permita excepcionalmente la realización de ceremonias religiosas con el 30 por ciento del aforo de sus establecimientos. 

En criterio de muchos observadores, no existe ninguna explicación racional sobre esta excepción determinada por el gobierno, quienes sostienen que estas actividades pueden constituirse en un riesgo enorme para el contagio masivo. Artistas y deportistas, entre otros, han reclamado tratamiento similar que las agrupaciones religiosas.

La flexibilización ha sido objeto también de observaciones por autoridades de gobernaciones y municipios, quienes indican que los dos meses y algo más de cuarentena, no sirvieron para cumplir con las tareas previstas de equipamiento de centros hospitalarios, realización de pruebas de contagio y provisión de equipos de bioseguridad para el personal de salud, pese a la apertura decretada por el propio gobierno a las compras  estatales, prácticamente sin ningún tipo de control.

Precisamente, los médicos de La Paz, se encuentran desarrollando protestas en contra del gobierno transitorio, demandando se atiendan sus más urgentes requerimientos para evitar un contagio masivo en este departamento.

La alcaldesa interina de Santa Cruz, adelantó que este municipio no tiene las condiciones como para flexibilizar la cuarentena y criterios similares surgieron en otros municipios como el de la capital Sucre donde también mantienen el criterio de continuar con la cuarentena sin variación. El alcalde de La Paz observó que se permita la circulación de motorizados y personas los fines de semana.

La situación en el municipio de Trinidad, capital del amazónico departamento del Beni, es la más complicada de todas. Después de Santa Cruz, Trinidad es la segunda ciudad con mayores problemas de contagio y decesos y no ha recibido la atención adecuada de las atenciones nacionales.

Las nuevas determinaciones gubernamentales hechas públicas en la víspera, establece “un esquema en el cual se permite la reactivación de varias actividades económicas, como una norma general en horario continuo”, explicó el ministro de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Óscar Ortiz, tras una reunión del gabinete.

Según el nuevo decreto, “los gobiernos municipales y departamentales podrán establecer regulaciones adicionales” a las medidas de cuarentena, “siempre analizando con el Ministerio de Salud la evolución de los indicadores epidemiológicos”.

El decreto dispone que se pueda circular entre las cinco de la mañana y las seis de la tarde, de lunes a viernes y también se amplia a los fines de semana de recorrer hasta cinco cuadras alrededor de sus domicilios los fines de semana. 

Sin embargo, deja en manos de los municipios y las gobernaciones la decisión sobre qué actividades económicas están autorizadas para funcionar.

En un principio se mantendrá la prohibición a lugares que concentren mucha gente como restaurantes, cines y otros centros de esparcimiento, pero los gobiernos locales están trabajando por separado en sus regulaciones en la denominada “cuarentena dinámica”.

El gobierno transitorio boliviano dispuso en marzo un encierro total que incluye el cierre de fronteras y del espacio aéreo, salvo para vuelos humanitarios o de comercio imprescindible.

Bolivia registró hasta el miércoles 7.768 contagiados con el virus y 280 muertos, la mayoría en la región oriental de Santa Cruz con 5.366 casos.

Compartir este..
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter