Indagarán por homicidio culposo a Jeanine Añez

La figura de homicidio culposo se encuentra contenida en el artículo 260 del código penal boliviano, que señala que un funcionario público (presidente), podrá ser procesado cuando en el ejercicio de sus funciones incumpliera los “deberes inherentes a su cargo”, provocando el contagio y la muerte de miles de personas por coronavirus.

“El que por culpa causare la muerte de una persona incurrirá en reclusión de seis meses a tres años. Si la muerte se produce como consecuencia de una grave violación de los deberes inherentes a una profesión, oficio o cargo, la sanción será de reclusión de uno a cinco años”, expresa el articulo 260 (Homicidio Culposo) del código penal boliviano.

Jeanine Áñez y todos sus ministros, enfrentarán juicios por los delitos de “omisión de los deberes del funcionario público”, catalogados como homicidio culposo.

Por el término “funcionario público”, se entiende a todo el que participa accidental o permanentemente del ejercicio de funciones públicas, sea por elección popular o por nombramiento de autoridad competente.

El 30 de enero de 2020, el Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que el brote del nuevo coronavirus, era una emergencia de salud pública de interés mundial. Desde esa fecha hasta nuestros días, una seguidilla de desaciertos que van desde la ausencia de un plan de contingencia nacional (expresado en “la no gestión” de la pandemia), suspensión arbitraria de la cuarentena, la falta de equipos de bioseguridad, pruebas rápidas, hasta actos de corrupción amparados en los decretos de emergencia sanitaria: como la compra con sobreprecio de respiradores o la prohibición de importación de equipos de bioseguridad, que son de responsabilidad exclusiva de  quienes hoy detentan el poder, comprometen a los actuales gobernantes.

Jeanine Áñez y sus colaboradores serán procesados por los delitos de homicidio culposo con lesiones gravísimas por estar provocando un genocidio en el país,  al haber abandonado “La gestión de la pandemia” dejando a su suerte la vida de 11 millones de bolivianos.