Insólito: Servicio premilitar será virtual desde la comodidad de sus hogares

La instrucción comenzará el 3 de octubre, a través de medios digitales, según fuentes oficiales. El costo es Bs 500 más que el año pasado.

El servicio premilitar gestión 2020-2021 comenzará el 3 de octubre con una instrucción  virtual,  señalaron fuentes oficiales. Además, a diferencia de las gestiones pasadas en las que se cobraba a cada premilitar aproximadamente 800 bolivianos, esta vez el monto subió a 1.300 bolivianos.

La determinación, como no podía ser de otra manera, generó críticas dentro y fuera de las Fuerzas Armadas, las cuales señalan que el servicio premilitar se convirtió en un negocio y una máquina de hacer dinero para los militares y no cumple el rol de brindar una verdadera instrucción militar a los jóvenes.

“Quienes van a tener (instrucción) vía virtual son los nuevos. Ya se está programando todo lo que se va a hacer de manera virtual (…). Van a empezar por vía virtual hasta que se pueda contar con las vacunas, tal vez para fin de año. Una vez que estos chicos estén vacunados, entonces ya en las vacaciones de fin de año  van a entrar al cuartel normal y de forma presencial”, dijo el director general Territorial Militar, José Luis Salazar, sin poder explicar cual la fuente de su información sobre la fecha de la vacuna.

Consultado sobre algunos pormenores de esta instrucción virtual, como el hecho de que en áreas rurales se tropezaría con la falta de internet o cómo se impartirán conocimientos prácticos, Salazar explicó: “Será como las clases virtuales en los colegios y sobre todo la parte teórica durante los primeros meses”.

El reclutamiento para la gestión 2020-2021, según Salazar, está completo con aproximadamente 18.000 inscritos en  el país, lo cual representaría un ingreso de 23,4 millones de bolivianos destinados a cubrir gastos como uniformes, impresión y distribución de libretas, munición a ser utilizada para las instrucciones de tiro, revisiones médicas, seguros y otros gastos que cubren el año de instrucción que reciben los premilitares durante los fines de semana. “Todo el dinero es para ellos, munición para que hagan sus disparos en las lecciones de tiro, son diversidad de actividades que tienen que realizar ellos”, aseguró el director.

Tampoco aclaró si durante el periodo virtual, los premilitares haran uso de uniformes en sus domicilios y si también se realizarán los examenes médicos y las prácticas de tiro en sus domicilio y si allá tendrán acceso a armamento y municiones.

Este sábado se realizará el licenciamiento de los premilitares gestión 2019-2020, los cuales tuvieron serias interrupciones en su instrucción debido a los conflictos políticos generados a fines de 2019 y a la crisis sanitaria por la Covid-19. Pese a ello, recibirán su libreta de servicio premilitar después de haber cubierto con todos los pagos que les son demandados.

Son 15.489 premilitares (14.085 varones y 1.404 mujeres) que se licencian en todo el país. Salazar aseguró que todos recibieron la instrucción básica necesaria, aunque no explica en qué consiste esta instrucción y cual fue el grado de aprovechamiento.

Distintas voces señalan que el servicio premilitar se ha convertido en un negocio que no cumple con su propósito principal: brindar instrucción militar al efectivo. Los pagos que hacen los padres de los premilitares a las FFAA y al Ministerio de Defensa no son sólo de forma regular, sino también “irregular” a través de “contribuciones”, “aportes de papelería”, “compra de refrigerios” a personas que tienen la exclusividad de la venta dentro los cuarteles.

“La instrucción premilitar es absurda porque no salen preparados ni para desfilar. En realidad es un negocio que siempre se ha denunciado porque venden todo y aquellos que pueden pagar se mantienen allí, los que no pueden, deben optar por el servicio militar”, manifestó el experto en Seguridad y Defensa Samuel Montaño en declaraciones a un diario local.

Montaño dijo que hay una clara discriminación económica entre quienes pueden comprar una libreta militar sin hacer ningún servicio (4.000 a 6.000 bolivianos), quienes pueden cubrir el servicio premilitar (1.300 bolivianos) y los que deben ir al cuartel, que es gratuito. “Usted no va a hacer patria al cuartel. Un médico que va a curar a los enfermos está haciendo patria, un periodista que se arriesga para cubrir la pandemia está haciendo patria. El premilitar recibe una instrucción cívica y no militar”, acotó Montaño, quien sugirió que debería cambiar el enfoque para ofrecer una instrucción sanitaria acorde a estos tiempos.

Por otro lado, un oficial de las FFAA que prefirió no dar a conocer su nombre, se refirió así a la instrucción militar virtual. “Es una burla, es una ofensa, nadie puede sudar vía virtual. Pero acá el tema no es ese, el tema de fondo es recaudar dinero. La gente tiene que saber que están regalando las libretas de servicio”. El oficial resaltó que no se rinde cuentas de estos ingresos.

Compartir este..
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter