LA UMSA DE SER LA MEJOR UNIVERSIDAD SE TRANSFORMÓ EN UN CENTRO DE FORMACIÓN DE VÁNDALOS

Waldo Albarracin

Cambiaron los libros por las piedras y palos, ahora portan escudos de metal en vez de la mochila típica de universitario, beben licor para enfrentarse a la policía; cómo paso esto, porque se abandonó la academia y se instrumentalizó esta noble institución en favor de un ex defensor del pueblo que ahora llama abiertamente a la violencia, todo por sus ambiciones de poder.

El prestigio ganado en años, ahora se la echo por los suelos, el grupo de poder que maneja la “u” compuesta por Waldo Albarracín, Alberto Quevedo y centros de estudiantes impusieron el discurso de “la lucha por la democracia”, “por la libertad”, desplegando todo un relato que rápidamente se apoderó de nuestro joven que desconocen la historia del país.

Conscientes de las fechorías que cometerán se cubren los rostros con barbijos o máscaras antiguas para no ser reconocidos por las cámaras de televisión, cada noche sus marchas “pacíficas” terminan en enfrentamientos con la policía y daños cuantiosos a la infraestructura del Estado, además de golpear, maltratar a personas que intentan pasar los puntos de bloqueo.Umsa

Albarracín despojó a la universidad de su carácter popular, revolucionario y antiimperialista, porque ahora defienden un proyecto oligárquico que pretende instaurar nuevamente un modelo neoliberal y privatizador, conducido por el ultra derechista Fernando Camacho y el ex presidente Carlos Mesa, genuinos representantes de la derecha desplazada del poder con la llegada del primer presidente indígena de la historia.

Este intento de golpe de estado llegó a su fase final, el coliseo universitario que se transformó en centro de operaciones para el almacenaje de municiones (palos, bombas molotov, escudos) cobijada a cientos de universitarios venidos de Santa Cruz, Chuquisaca y Potosí cuyo objetivo sería generar violencia en la sede de gobierno hasta sacrificar vidas inocentes, pretexto que usaría su líder Camacho para sacar por la fuerza al presidente Evo Morales.

Puestas así las cosas, solo queda recordarle a Albarracín, que se viene derramamiento de sangre y que su responsabilidad es completa, toda vez que la alientó y prestó la infraestructura para la aventura golpista, solo queda apelar a la conciencia de los jóvenes y la recomendación de los padres de familia sean escuchadas por nuestros nobles y jóvenes valores.

Compartir este..
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter