EN BOLIVIA LOS MÉDICOS HACEN POLÍTICA Y LOS ENFERMOS MUEREN

Indignante. Romina Vilca, una mujer embarazada acudió con desangramiento al Centro de Salud Julio Suárez del Barrio IV Centenario de la ciudad de Tarija para que le atiendan el embarazo, la encargada le indicó que no había atención, buscó ayuda en otro hospital, pero en el camino perdió a su bebe. Sobre el caso el Servicio Departamental de Salud (SEDES)-la institución encargada del control- ni se pronunció, debido a la falta de control.

Con lágrimas en los ojos, totalmente consternada, Romina una joven mujer de 22 años, de escasos recursos económicos del Barrio IV Centenario, el 19 de septiembre pasado fue al Centro de Salud Julio Suárez, pidió a los doctores presentes que le atendieran, pero ellos adujeron que estaban en paro médico y que busque otro hospital.

“Me encontraba embarazada de 3 meses, tenía vómitos, un fuerte dolor en el vientre, la doctora de la posta me dice que no hay atención, insistí, nada, me fui caminando porque soy de bajos recursos, me dio desangre y perdí a mi bebe. Ellos no sienten el dolor, nos tratan mal”, dijo Romina.

Denunció que este tipo de casos son frecuentes en ese centro de atención sanitaria, porque lamentablemente el Servicio Departamental de Salud de la Gobernación de Tarija no hace controles de ningún tipo a su personal.

Otro afectado que prefirió no dar su nombre denunció que llevó a su madre de 64 años para que le alivien los escalofríos y temperatura, sin embargo, los médicos le negaron, indicaron que no había medicamentos para darle a su madre.

“Fui por mi mamá, porque se sentía mal de salud, ella tiene 64 años, el señor de las fichas me indica que no están los médicos, sin embargo, estaban ahí porque los vi y me sacaron”, denunció el afectado.

La negligencia médica

El caso de Romina es uno de muchos que suceden en Bolivia, porque las instituciones llamadas a realizar controles y supervisiones no funcionan, como es el caso del SEDES del departamento de Tarija en el sur del país.

En Bolivia el año 2017 se promulgo un Nuevo Código Penal que establecía sanciones a la mala práctica profesional, pero ante la presión de los galenos y otros sectores en desacuerdo con otros artículos, la norma fue abrogada días después, y nuevamente los médicos quedaron sin norma que regule estas prácticas incorrectas.

El caso del departamento de Tarija

Los controles a los hospitales y centros de salud que debería realizar el SEDES de la Gobernación del departamento de Tarija no existen, y los pocos casos de negligencia médica que se denuncian quedan en el olvido.

La explicación de este descuido en un área tan sensible para la población tarijeña está en su director actual, el Dr. Paul Castellanos, que según denuncias recibidas sería el palo blanco (muñeco) del Dr. Marcos Oliva Castrillo, ex Secretario Departamental de Desarrollo Humano en la gestión del ex Prefecto Mario Cossío Cortez y tío del actual gobernador, Adrián Oliva, por tanto, el hombre fuerte en el círculo de poder de la gobernación y quien realmente administra y designa ítems a los médicos del SEDES, un aspecto anómalo.

La cosa no termina ahí, lamentablemente esta falta de control del personal médico, falta de medicamentos en los hospitales y malos tratos en la atención médica se registra en varios centros hospitalarios, situación que fue denunciada por Windsor Colque, secretario general de las Juntas Vecinales de Cercado. Además, varias personas manifiestan que personal médico asignado a diferentes centros de salud, estarían realizando campaña a favor de Comunidad Ciudadana – del ex vicepresidente de Gonzalo Sánches de Lozada-en horarios laborales aprovechando el paro médico.

El sabotaje al Sistema Único de Salud – SUS

El 20 de febrero de 2019 el presidente de Bolivia, Evo Morales promulgó la Ley del Seguro Único de Salud (SUS), con el objetivo de brindar atención gratuita a cinco millones de personas que no cuentan con seguro, el sector médico se opuso a la medida.

El SUS como es conocido popularmente en Bolivia, hasta el momento atendió más de un millón de consultas, los beneficiarios son las poblaciones más necesitas para los que representa un alivio, pero está amenazada por un sabotaje que los médicos-cuyas clínicas privadas se vaciaron- llevan adelante oponiéndose, además de agregar nuevas demandas como la incorporación del sector a la ley general del trabajo, que significaría un peso descomunal en el presupuesto general del Estado.

Son más de 50 días que los médicos del país sudamericano llevan adelante marchas y paros en los centros de atención sanitaria, dejando en indefensión a la mayoría de la población boliviana y poniendo trabas al llamado de dialogo y negociación que hizo la ministra de Salud.

Compartir este..
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter