Nuevo Procurador exonera de responsabilidad a Murillo en caso gases lacrimógenos, Cabrera ve manto de impunidad

El abogado Alberto Morales Vargas juró la tarde de este lunes como Procurador General del Estado, tras la destitución de José María Cabrera en medio de denuncias y polémica. En sus primeras declaraciones, descartó que el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, deba presentar un informe sobre la compra de gases, sería “absurdo”.

“Es uno de los primeros informes que recibí (sobre la compra de esos materiales), además de que puede estar vinculado a la seguridad interior del Estado, los documentos informan que la solicitud, adquisición, los procesos de contratación, la recepción y el contrato están en esfera del Ministerio de Defensa y entiendo que el ministro de Defensa (Luis Fernando López) entregó el informe requerido por la Procuraduría”.

Cabrera advirtió en el mismo programa que las declaraciones de Morales le causan “sorpresa” y “conmoción” porque se está de entrando en un acto de impunidad.

“Lo estaría exonerando de manera inmediata al ministro Murillo, que negó una respuesta a la Procuraduría. Nosotros pedimos un informe sobre las circunstancias que lo involucran (en la compra) pero no puede contestar nada. El informe del Ministerio de Defensa es un rompecabezas con la mitad de las fichas, porque ese proceso lo inició el Ministerio de Gobierno y en el curso de su tramitación se lo traspasa el Ministerio de Defensa; ¿dónde se ha visto que se transfiere un proceso a otro?, eso no existe en el derecho administrativo boliviano”, denunció.

Uno de los motivos identificados por Cabrera para su destitución fue, precisamente, la investigación iniciada por la compra de los gases lacrimógenos y equipo antimotín con sobreprecio. Dio un informe ante una comisión legislativa sobre la falta de predisposición de Murillo para cooperar en la pesquisa.