Perfil psicológico: Arturo Murillo es un psicópata con poder

La psicopatía es un trastorno de personalidad que se caracteriza por la falta de empatía y de sentimientos de culpa, así como por el egocentrismo, la impulsividad y la tendencia a la mentira y a la manipulación, comportamientos que se pueden relacionar con las acciones y declaraciones a la opinión pública del ministro de Gobierno, Arturo Murillo.

“Es decir, varias características del comportamiento de Murillo son parecidas o similares, en diferentes aspectos, a las de un psicópata que está en el poder. Tiene falta de empatía, conducta antisocial, tendencia a la manipulación, es impulsivo y eso se nota cuando declara ante la prensa, miente y también tiene tendencias a seguir una conducta delictiva”, declaró la psicóloga Érika Hurtado.

Según el modelo de Patrick et al. (2009), la psicopatía se compone de tres rasgos principales: atrevimiento, desinhibición y mezquindad. Se sabe que los psicópatas tienen más dificultades para controlar sus impulsos y que su falta de empatía los lleva a utilizar a los demás en su beneficio.

De acuerdo con el periódico digital Destiempos, se observa falta de empatía y de remordimiento en Murillo cuando mandó a reprimir una manifestación de civiles en Sacaba y Senkata, en noviembre de 2019. Al dar una explicación al respecto, la autoridad insinuó que los manifestantes se mataron entre ellos.

Por entonces Murillo textualmente dijo: “Tengo videos que prefiero no mostrar para no impactar y muchos de los muertos que tenemos confirmados tienen tiros en la nuca, en la cabeza ¿Cómo han podido recibir un tiro ahí? ¿El compañero de atrás le disparó? Aquí hay una mente macabra que está detrás, ya estaban los ataúdes listos”. En cuanto a los 500 heridos afirmó que “ellos mismos se hicieron daño”.

Otra de las características de un psicópata que puede ser comparable con el comportamiento de Murillo, que cita la psicóloga Hurtado, es la manipulación que hace a la ciudadanía a través de los medios de comunicación y que esto también se pudo detectar durante la asonada violenta que derrocó a Evo Morales.

En esa temporada, Murillo afirmaba constantemente que en Bolivia operaban milicias cubanas, venezolanas y de las  FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia). Sin embargo, nunca se comprobó aquello. Así también tramitó una orden de aprehensión contra el ex presidente Morales, al asegurar que financiaba a grupos terroristas. Tampoco pudo probar esa acusación.

“Varias de sus declaraciones (del Ministro de Gobierno), según Hurtado, son impulsivas como las de un psicópata. Como cuando dijo en noviembre que iba a cazar a los sediciosos, al anunciar que no descansará hasta apresar a (Juan Ramón) Quintana (ex ministro de la Presidencia) y  a otras autoridades con una expresión de rabia y manifestación de poderío”.

Procedió de igual manera, según la profesional, cuando amenazó últimamente con tono autoritario y haciendo alharaca de poder, con cerrar restaurantes, tiendas, farmacias, secuestrar automóviles y arrestar a quienes vulneren las restricciones de la denominada cuarentena dinámica por el coronavirus. En realidad, explicó Hurtado, esas advertencias están plagadas de mentira, como lo hacen los psicópatas, porque pueden ser utilizadas para hacer persecución política a los detractores del gobierno de Jeanine Áñez.

Según la académica, otro de los síntomas que presentan los psicópatas es que el sufrimiento de los demás no les provoca remordimiento, esto quiere decir que tienen incapacidad empática cuando hacen daño a otras personas como cuando Murillo causó la muerte de más de 37 personas en noviembre del año pasado y que tiene parangón con sus últimas amenazas a quienes no estén de acuerdo y generen protestas contra el régimen de Áñez.

En entrevista con el periodista Carlos Valverde, Murillo dijo que “hoy día tenemos gases para darles durante seis meses si alguien quiere hacerse el vivo. La molestia de ellos es justamente porque calladitos hemos hechos nuestros procesos. Estamos apertrechados para defender la democracia”.

Hurtado, al concluir recordó que uno de los prominentes psicópatas que llevaron a la segunda Guerra Mundial, fue Adolfo Hitler, a quien acompañaron en ese apocalíptico tiempo, otros jefes nazis con características similares a su líder y que cometieron una serie de crímenes llenos de horror contra la humanidad.

Compartir este..
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter