Preparan el terreno para evitar que voten los bolivianos en Argentina

No es casual y es recurrente las notas periodísticas que buscan avivar la teoría del fraude para cercenar derechos.

No hubo ninguna campaña de difusión para alentar al empadronamiento permanente por parte del estado boliviano

Los bolivianos en el exterior parecen estar castigados desde que se inició la dictadura al ser tratados como ciudadanos de cuarta y a los que inclusive se les quiso negar el ingreso a su patria como si fueran parias.

Fue en la frontera entre Bolivia y Chile donde ante la mirada mundial tuvieron que dar marcha atrás y adecuar un lugar para los desesperados migrantes que solo encontraron respuestas a su situación desesperante de un alcalde aymara, nacido en Chile.

Y los altos funcionarios a los que les pagamos el sueldo atinaban a  llamarlos “masistas” a los que querían retornar, para evadir sus responsabilidades y justificarlas.

Es que de un tiempo a esta parte se quiere instalar en Bolivia que siendo simpatizante de un partido ya “eres un criminal”. Una vez instalado esto en el sentido común de algunos a través de “escándalos” que van dosificando en el correr de los días, intentan justificar las medidas represivas y el cercenamiento de derechos.

Es la misma operación discursiva que al dar por sentado el fraude justificaron el golpe de estado.

Ahora somos testigos de un nuevo capítulo de campaña de criminalización o deslizamiento de sospechas por parte de las autoridades bolivianas hacia los bolivianos en el exterior. Las recientes declaraciones del encargado de negocios de la Embajada de Bolivia en Argentina deslizaron en forma irresponsable un número y una acusación sin asidero.

En una nota que habilitó el diario Página Siete volvió a tender un manto de sospecha sobre la participación electoral de los bolivianos en Argentina. Como se puede leer esto?

Muy simple, están tratando de justificar con el supuesto fraude la no participación de los bolivianos en Argentina o de un gran porcentaje para esmerilar algunos votos al MAS.

El gran pecado de los bolivianos en Argentina es que históricamente votaron mayoritariamente a Evo Morales en las sendas elecciones realizadas desde el 2009. Decimos que no tiene anclaje porque del 2009 al 2019 los votos para el MAS fueron mermando,  en el 2009 fue del 94 % en el  2014 91% y en el 2019 82 %.

Hay que tomar esas declaraciones como extraoficiales o mas bien como una seguidilla de declaraciones de esta dictadura para abonar la teoría del fraude que ya pocos creen.

El propio Tribunal Supremo Electoral no hizo entrega del padrón para dar datos “reales” no especulaciones que nos queda atender de acuerdo a la credibilidad de quien lo dice.

Lo cierto es que en Buenos Aires, donde de lejos está la mayor cantidad de bolivianos fuera de Bolivia, desde el 20 de marzo los residentes no se pueden empadronar porque las oficinas de la OEP que están en las instalaciones del Consulado están cerradas.

Página Siete titula como “denuncias” por el solo hecho de haber 5000 nuevos empadronados, cuando en realidad hay solo 166.000 de mas de un millón de bolivianos que podrían empadronarse.

Apuntan justamente al SEGIP porque para empadronarse muchos residentes tendrían que tener su cédula e históricamente fue un martirio por la burocracia que justamente hacía restrictivo la posibilidad de tener la documentación en regla.

Los últimos años mejoraron el servicio y lo quieren hacer pasar de fraudulento, porque saben que con la cédula se pueden empadronar y votar y ya saben para dónde van esos votos.

Compartir este..
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter