¿Quién es Mohammed Mostajo y por qué huyó a EEUU?

El 16 de junio de 2020, el régimen de facto de Jeanine Áñez tuvo otra de sus más vergonzosas jornadas cuando la canciller, Karen Longaric, decía que el “embajador de ciencia y tecnología”, Mohammed Mostajo, había pedido licencia y que ella “sospechaba” que seguía en el país, a la par se conocía que el exfuncionario estaba en un vuelo de BoA hacia los EEUU. Pese a los esfuerzos de la prensa parcializada a Áñez que informaban que se trataría de un viaje de trabajo, todo apunta que Mostajo huyó para no responder a la justicia boliviana sobre el millonario robo de respiradores para enfermos con covid-19.

Horas más tarde, en el siguiente capítulo de la novela de “Nepotismo y Corrupción” dio otra sorpresa, como el niño mimado que es Mostajo desde EEUU, negó que el saliera huyendo y que se había auto declarado en comisión para volver al país del norte a cumplir sus funciones -por ser la primera vez que Bolivia tiene un embajador de estas características, las funciones de este funcionario, son muy vagas-, estas declaraciones contradicen a lo dicho por la canciller, demostrando una total falta de coordinación entre los miembros del Gobierno interino.

Mostajo forma parte del círculo íntimo de Añez según versiones que no fueron negadas por lo sindicados indican que es pareja de Carolina Ribera hija de la mandataria y, que también habría viajado con él, según transcendió en redes sociales, y por sus estudios en EEUU, el régimen lo posicionó como un científico estrella, aunque su nombramiento es de embajador, en este tiempo no trabajo ni un solo días en el exterior.

Mohammed Mostajo ganó un suculento sueldo que sobrepasa los 10.000 dólares americanos mensuales, en una misión tan extravagante como demagógica que nunca cumplió, en un país en el que el salario básico es de 305 dólares, además de verse envuelto en escándalos junto a Carolina Ribera, como cuando fueron descubiertos en Roboré haciendo mal uso de un avión del Estado, que después sería maquillado como un viaje de trabajo de Ribera en su calidad de representante presidencial de Gestión Social.

El escándalo del sobreprecio de los respiradores en la que está implicado Mostajo, también salpicó a la Cancillería que también estuvo en el ojo de la tormenta por los beneficios que tienen ciertos clanes familiares incluyendo a Longaric. La canciller negó cualquier involucramiento pese a que David Pareja Lozada, flamante cónsul general destinado a Barcelona, España, quien le informaba por vía oficial de todas las gestiones y del exagerado sobreprecio de los respiradores que se adquirió en ese país.

Horas después de que se conoció la huida de Mostajo, la policía recién procedió a detener al ex Cónsul David Pareja.

Según trascendió desde la cartera de las relaciones internacionales del país, Pareja Lozada fue nombrado cónsul directamente desde la presidencia apuntando a Jeanine Áñez y su ministro Yerko Nuñez.

Al parecer, el negocio del sobreprecio habría configurado un triángulo extremadamente sensible y peligroso para el futuro electoral del régimen: Palacio de Gobierno/Comité Científico, Cancillería y Ministerio de Salud. En medio del ruido y la indignación nacional con repercusiones internacionales, la candidata-presidente anunció que se había enterado del negociado por las redes sociales a las que prometió transparencia en todas las adquisiciones y una prolija investigación, “caiga quien caiga”.

Sin embargo, la declaración de la autoridad carece de veracidad puesto que estuvo enterada de las gestiones que se hacían respecto a las adquisiciones de equipos en el marco del Comité Científico, por lo que prefirieron inmolar a Marcelo Navajas, su ministro de Salud hoy con detención preventiva, pero en una clínica privada con excusa de su salud.

Mostajo negó toda responsabilidad en el negociado, se rehúsa admitir que conocía este tipo de equipos rechazando haber asesorado en su compra. Sostiene que su función, a la cabeza del Comité Científico, no era necesariamente asesorar en este tipo de menesteres. Sin embargo, declaró en abril, ante un canal de televisión, conocer bastante sobre las características de respiradores que debían ser adquiridos por el Ministerio de Salud.

Por otra parte, los primeros días del mes de mayo, asistió a la entrega de dos respiradores mecánicos adquiridos por la gobernación de Beni y entregados al hospital de Trinidad pretendiendo mostrarle a la población que los equipos provenían del gobierno nacional.

Como asesor científico de la estrategia boliviana contra el Covid 19, Mostajo, se comprometió el 21 de abril a triplicar el número de diagnósticos de la enfermedad con reactivos procedentes de los EEUU, pasando de la actual capacidad de 900 pruebas a más de 3.100 diarias, como señaló públicamente ante Forbes Bolivia (21, abril 2020). Monumental mentira la de Mostajo puesto que hasta el 19 de mayo solo se realizaron 14.803 pruebas de las más de 200.000 o más pruebas que deberían haberse realizado, el ex ministro, Navajas, señaló que las pruebas, además de haber sido compradas con sobreprecio, tardarían en llegar al país.

El Comité Científico, compuesta por Añez en su calidad de presidenta, Oscar Ortiz, actual Ministro de Desarrollo Productivo, Marcelo Navajas, ministro de Salud -cuando estaba en funciones- y Mohammed Mostajo como embajador y científico, además de otros que nadie sabe quiénes son, más que tratar la pandemia desde la ciencia médica se dedicaron a tratar sus efectos políticos, y por ello mismo, la presurosa compra de equipos y la despiadada gira electoral.

Mohammed Mostajo ahora está en EEUU, junto a Elio Montes, gerente de Entel que también impunemente huyó del país, ambos privilegiados del régimen de Áñez y los Demócratas, y que gozan de la libertad pese a haber hecho tanto daño al país, en el caso de Mostajo está costando vidas, muchos bolivianos ya mueren en las calles con Covid-19 por falta de terapias intensiva y respiradores.

(La Zurda Radio)