SANTA CRUZ, DE SER CUNA DE LA HOSPITALIDAD A LA CAPITAL DEL ODIO, RACISMO Y VIOLENCIA

Grupos oligárquicos que sólo defienden sus intereses políticos y económicos llevaron a Santa Cruz de ser la cuna de la hospitalidad a la capital que destila odio, racismo y generan violencia contra indígenas, personas del occidente del país sólo por ser de origen humilde.

“A los collas tenemos que matar…a los collas tenemos que matar”, fue la arenga que utilizaron un grupo de jóvenes que transitaron por la capital cruceña en busca de bolivianos del occidente a quienes califican de “collas”, para golpearlos por intentar levantar bloqueo de calles determinado por políticos de derecha y cívicos de oposición del país.

Los políticos de derecha impulsan la ideología de supremacía social, racial que privilegia el ser blanco de piel, tener un “buen” apellido o provenir de una “buena familia”, concentrados en su mayoría en Santa Cruz, hecho que ya cobró la vida de Mario Salvatierra de 55 años y Marcelo Terrazas de 41 que murieron en un enfrentamiento en el municipio de Montero.

Pese a estos nefastos hechos, el presidente del Comité Cívico pro Santa Cruz, Fernando Camacho y el líder de Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, pese a haber sufrido una ruptura en sus intenciones políticas persisten, por separado, en incitar a la movilización nacional.

Es imperdonable que la gran mayoría de la población boliviana sufra la violación de sus derechos constitucionales por el interés de pocos que persiguen sus objetivos mezquinos.

El artículo 46 de la Constitución Política del Estado (CPE) establece que toda persona tiene derecho: “AL TRABAJO DIGNO, con seguridad industrial, higiene y salud ocupacional, sin discriminación y con remuneración o salario justo, equitativo y satisfactorio, que le asegure para sí y su familia una existencia digna”.

La violencia manchada por la política se expandió a departamentos como Cochabamba, donde motoqueros interceptaron a dos mujeres de pollera a quienes golpearon y en la plaza principal de Tarija “damas de vestido” insultaron a mujeres de provincia a quienes intentaron expulsar de la ciudad por presuntamente apoyar al Movimiento Al Socialismo (MAS).

CONTRAGOLPE/BOLIVIA

Compartir este..
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter