TWITTER DICE ADIÓS A LA PUBLICIDAD POLÍTICA PAGADA EN SU PLATAFORMA

En una serie de tweets el miércoles, el director ejecutivo de la compañía, Jack Dorsey, anunció que Twitter ya no permitirá la publicidad política en su plataforma en todo el mundo.

La decisión se basa en “un conjunto de razones”, según Dorsey, el punto principal es que “creemos que el alcance del mensaje político debe ganarse, no comprarse”.

La decisión llega en medio de las crecientes preocupaciones sobre el papel que tienen las plataformas de redes sociales en cómo la desinformación y propaganda relacionadas se propagan.

La debacle electoral de Facebook en 2016 atrajo la atención popular al uso de las redes sociales como una herramienta de manipulación, algo utilizado por varios gobiernos para difundir información falsa, sembrar la división durante elecciones ya tensas, propaganda dirigida a ciertos grupos de personas que usan temas candentes como la religión, y más.

En los años transcurridos desde esa divulgación, hemos visto informes constantes de grandes plataformas de redes sociales sobre la cancelación de cuentas, páginas y más debido a la actividad que sugiere intromisión extranjera en asuntos políticos de otros países. Estas campañas se han vinculado a varios gobiernos, países y grupos políticos.

En su anuncio de hoy, Dorsey explicó que los anuncios políticos en Internet “presentan desafíos completamente nuevos para el discurso cívico”, incluidos temas que van desde la difusión de información errónea hasta el aumento de falsificaciones profundas. Esto está sucediendo “a una velocidad creciente y con una sofisticación y escala abrumadora”.

Dorsey señaló que Twitter primero consideró solo prohibir los anuncios de candidatos políticos, pero esto todavía deja posibles problemas relacionados con los ‘anuncios publicitarios’. Más allá de eso, Dorsey sostiene que tal restricción no sería justa para los candidatos, que quedarían excluidos del mercado publicitario.

Twitter planea compartir su política final sobre el asunto antes del 15 de noviembre. Entre tanto, Dorsey señala que habrá excepciones seleccionadas, un ejemplo es una excepción para los anuncios relacionados con el registro de votantes.

En su último trino se lee:”Una nota final: no se trata de libre expresión. Se trata de pagar por el alcance. Y pagar para aumentar el alcance del discurso político tiene ramificaciones significativas que la infraestructura democrática de hoy puede no estar preparada para manejar. Vale la pena retroceder para darles solución”.

Compartir este..
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter