Violenta jornada de protestas en Cali deja un saldo de 13 muertos

El alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, informó ayer que al menos 13 personas murieron en esa ciudad colombiana durante la jornada de protestas del viernes.

“La fiscalía nos reporta 13 homicidios, un número muy importante de las muertes que hemos tenido el 28 de mayo han estado asociadas (…) a esta situación del paro nacional”, dijo el funcionario en una rueda de prensa.

Más temprano, el secretario de seguridad de Cali, Carlos Rojas, informó de diez decesos en hechos relacionados “con la protesta y la dinámica civil” en esta capital del Valle del Cauca, en referencia a las manifestaciones antigubernamentales que empezaron hace un mes contra el gobierno del presidente Iván Duque y que han sido duramente reprimidas por la fuerza pública. Ocho de los decesos se dieron por armas de fuego, afirmó la Policía.

Al menos cinco de los casos estarían directamente relacionados con enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

“En el sur de la ciudad tuvimos un verdadero escenario de confrontación y de casi una guerra urbana, donde muchas personas no solamente perdieron la vida, sino que también tuvimos una importante cantidad de lesionados”, lamentó Rojas.

Respecto a videos que muestran a civiles disparando fusiles junto a policías, el funcionario recalcó que se trata de hechos que “tienen que ser rápidamente investigados”.

Además de los casos reportados, hay otros dos fallecidos que fueron informados por Bomberos. No hay claridad sobre las causas de todas las muertes. El caso que más impactó fue el ocurrido a primera hora de la tarde del viernes en el sector de La Luna, donde una turba linchó a un funcionario de la Fiscalía que habría disparado contra dos manifestantes por impedirle el paso en una avenida bloqueada.

Cali (suroeste), con unos 2,2 millones de habitantes, es el epicentro de violentas protestas y bloqueos de vías que exasperan a una parte de la población y han sido reprimidos con brutalidad por la policía.